Ideario FMA

Sintonizada con los desafíos y programas educacionales de Chile, la escuela de las Hijas de María Auxiliadora sigue las orientaciones de la Escuela Salesiana América, y los Planes y Programas de estudios nacionales del Ministerio de Educación de Chile, en permanente diálogo con el carisma y la misión salesiana.

El desafío que el legado pedagógico de Don Bosco (1815-1888) y de Madre Mazzarello (1837-1881), fundadores de la Familia Salesiana, entrega a  las escuelas de las Hijas de María Auxiliadora es construir un proyecto de escuela centrado en las personas y sus relaciones, y comprometido con la realidad en que están insertas, dando relevancia a la continua e indispensable formación de la comunidad educativa.

Desde su origen en el siglo XIX, el estilo salesiano de educar se inspira en los valores cristianos y en el paradigma  de educar por amor, considerando la inclusión y la reciprocidad.

 

POLÍTICAS FUNDAMENTALES

    • Animar gestionando y gestionar animando, en forma participativa y corresponsable, el acompañamiento de los sujetos de la CEP.
    • Evangelizar el currículo para el desarrollo de procesos de formación integral y aprendizaje significativos.
    • Construir ecosistemas comunicacionales ricos de intencionalidad educativa, como búsqueda de sentidos y resignificación de las relaciones sociales.
    • Orientar los procesos educativos pastorales a una acción comunicativa que genere una ciudadanía activa.
    • Implementar procesos de formación integral, permanente y conjunta con los diversos actores de la CEP, atendiendo preferentemente a los profesionales de la educación salesiana.
    • Establecer en todos los niveles criterios de evaluación sistemática para garantizar la calidad de la propuesta educativa pastoral y su renovación continua.
    • Establecer mecanismos de evaluación permanente que favorezcan la cultura de evaluación.

 

NUESTRA PROPUESTA EDUCATIVA

 

Educamos, con la pedagogía del Sistema Preventivo, que es espiritualidad y método que pretende orientar a las jóvenes y a los jóvenes a optar por el bien y a dirigir su riqueza intelectual, espiritual y afectiva hacia el don de sí y acompañándolos hacia el encuentro transformador con Dios, en Cristo. 

La dimensión evangelizadora de la pastoral juvenil en una lógica propositiva y misionera es ocasión privilegiada para el anuncio explícito de Jesucristo,  como Buena Noticia para la vida de todos los y las jóvenes.

 

Pastoral ampliada

La Comunidad Educativa es fundamental para asegurar una acción educativa eficaz; la convergencia, la circularidad y corresponsabilidad en la gestión,  implica a las FMA, a las educadoras y a los educadores, a las jóvenes y a los jóvenes y a los padres en el proyecto de educación cristiana según la pedagogía del Sistema Preventivo. 

 

asistencia

Asistencia-presencia salesiana: las educadoras y los educadores cultivan cualidades humanas que favorecen la misión que se les ha confiado; por esto, además de la profesionalidad, deben poseer alegría y pasión por la educación que los empuja a estar continuamente en medio de las jóvenes y los jóvenes con una benevolencia que manifiesta el amor providencial con que Dios mismo les ama.

 

dia maria auxiliadora

La presencia de María en nuestra misión educativa salesiana es núcleo y punto de referencia continuo en el camino formativo de los jóvenes y de cada comunidad educativa. Esto significa  dejar que sea ella la que nos guíe hacia el encuentro vital con su Hijo Jesús, nos enseñe a contemplar su rostro,  a ser sus discípulos en el peregrinar de la fe que acompaña toda la existencia y desemboca en la vida plena. Como Auxiliadora, María es la que defiende a los jóvenes y a las jóvenes más pobres y necesitados, los toma de la mano, los guía, los educa y los identifica con Cristo. El clima de alegría, de gratuidad, de solidaridad hacia todos, que la comunidad educativa se compromete a vivir a ejemplo de María, estimula a las jóvenes  y a los jóvenes a alimentar la esperanza, a no ser cómplices de las injusticias del mundo, y los orienta a ponerse de parte del Dios de los pobres. 

 

20111221171222-2011-77939-NDP

El Sistema Preventivo, original síntesis de educación y evangelización, orienta a los jóvenes y a las jóvenes para que lleguen a ser “buenos cristianos y honrados ciudadanos”. Esta meta se alcanza en una comunidad en la que todos participan, incluso con competencias y roles diversos, en el camino de santidad caracterizado por la alegría, por el compartir, por el cansancio del día a día, alimentado por la presencia Eucarística y por la confianza en María Auxiliadora.

 

gl-2-thumbSan Juan Bosco. En 1815 nació en Piamonte (Italia). A los dieciséis años, ingresó en el seminario de Chieri y era tan pobre, que debía mendigar para reunir el dinero y los vestidos indispensables. Después de haber recibido el diaconado, Juan Bosco pasó al seminario mayor de Turín y ahí empezó, con la aprobación de sus superiores, a reunir todos los domingos a un grupo de chiquillos abandonados de la ciudad en una especie de escuela y lugar de recreo al que llamó "Oratorio Festivo". Tiempo después, acabó una escuela nocturna, y como el oratorio estaba lleno, abrió otros dos centros en otros tantos barrios de Turín. Por la misma época, empezó a dar alojamiento a los niños abandonados. Al poco tiempo, había ya cuarenta chicos, la mayoría aprendices, que vivían con Don Bosco y su madre en el barrio de Valdocco. Cayó pronto en la cuenta que todo el bien que hacía por sus chicos, se perdía con las malas influencias del exterior, y decidió construir sus propios talleres de aprendizaje. Los dos primeros fueron inaugurados en 1853. En 1856, había ya 150 internos, cuatro talleres, una imprenta, cuatro clases de latín y diez sacerdotes. Los externos eran 500. En diciembre de 1859, Don Bosco y sus 22 compañeros decidieron finalmente organizar la congregación, cuyas reglas habían sido aprobadas por Pío IX. Pero la aprobación definitiva no llegó sino hasta 15 años después. La orden creció rápidamente: en 1863 habían 39 salesianos, a la muerte del fundador eran ya 768.

Someone famous Source Title

gl-4-thumb

Santa María Mazzarello
Nació el 9 de mayo de 1837 en Mornese, Italia. Siendo una sencilla campesina, pobre e ignorante, llegó a ser la Fundadora de la que es hoy la segunda Comunidad religiosa femenina en el mundo (en cuanto a número de sus religiosas), la Comunidad de hermanas Salesianas. Fundó en su pueblo un "Oratorio" o escuela de catecismo para la niñez femenina. Ella y sus amigas les enseñaban costura y otras artes caseras, mientras iban consiguiendo que las jovencitas aprendieran muy bien la religión, observaran excelente comportamiento en casa, fueran a misa y recibieran los sacramentos. Paralelamente, San Juan Bosco utilizaba en Turín una metodología similar, pero aplicada a los varones. El Padre Pestarino observó que en María Mazzarello y sus amigas había gran caridad para con los necesitados y un enorme amor a Dios, además de fuertes deseos de conseguir la santidad. Entonces las reunió en una Asociación Juvenil que se llamó "De María Inmaculada". El mismo las confesaba, les daba instrucción religiosa.En el transcurso de un viaje, el Padre Pestarino se encontró con San Juan Bosco, quien en ese momento se encontaba meditando acerca de la posibilidad de ampliar sus enseñanzas también a las niñas pobres. Pestarino, le contó la obra que realizaba junto con Santa María y lo invitó a conocerla personalmente. Así, el 7 de octubre de 1864, San Juan Bosco fue por primera vez a Mornese. Don Bosco constató que aquellas muchachas que dirigía el Padre Pestarino eran excelentes candidatas para ser religiosas, y con ellas fundó la Comunidad de Hijas de María Auxiliadora, o salesianas, que hoy en día son más de 16,000 en 75 países.

Someone famous Source Title